Alternaria radicina (ES) | Syngenta Nederland

You are here

FarMore Technology

Alternaria radicina

Introducción​

Esta es una enfermedad transmitida por semillas prevalente en las umbelíferas que daña zanahorias, nabos, apio, apio nabo y distintos cultivos de hierbas relacionados. La enfermedad también puede transmitirse por el suelo. Nota: Otras especies de Alternaria pueden también darse en zanahoria, dado que la incidencia de A. carotiincultae (que tiene unas esporas más grandes) también se ha encontrado en Estados Unidos. En apio, A. petroselini es posiblemente más virulenta que A. radicina.​

Distribución geográfica

La podredumbre negra es una enfermedad prevalente en todos los lugares del mundo en los que se cultivan zanahorias, sobre todo cuando los cultivos cosechados van a ser almacenados.​

Síntomas y diagnóstico

Los síntomas más importantes son las lesiones negras en la base de los peciolos y la corona de la zanahoria. Esto puede causar la muerte de la vegetación y hacer que sea imposible la cosecha con una cosechadora de zanahorias. En el almacenamiento, la enfermedad produce podredumbre negra que se puede extender a casi toda la superficie de las zanahorias y las zanahorias sanas. En la corona, parte inferior de los peciolos y las raíces del apio y el apio nabo se observan síntomas similares. La enfermedad da lugar al micelio blanco en los plantines, lo que a su vez provoca el ennegrecimiento de las raíces y el tallo. En las hojas aparecen manchas marrones pequeñas con el borde clorótico. Estas manchas se extienden y fusionan hasta que las hojas se vuelven completamente negras. Infecciones graves de los cultivos de semillas pueden dar lugar a ataques en la umbela y pueden impedir que la semilla se desarrolle.​

Condiciones para que se desarrolle la enfermedad

Las semillas infectadas suelen ser la fuente de infección más importante. La enfermedad se extiende a través de esporas en la superficie de la semilla y como micelio en el tegumento. También se transmite por el suelo, donde puede llegar a sobrevivir en el residuo de cultivo o en forma de microesclerocio o esporas. Al igual que ocurre con otras especies de Alternaria, periodos de humedad de la hoja y calor (>20 °C) prolongados dan lugar a la infección mediante esporas aerotransportadas. La hojas más antiguas son las más vulnerables. La infección en la parte inferior de los peciolos puede dar lugar a la infección de la corona. En el campo, las zanahorias pueden mostrar escasos indicios de infección, pero cuando se almacenan en lugares fríos la infección puede resultar mucho más visible. Es importante minimizar el daño durante la cosecha y realizar un almacenamiento a bajas temperaturas (de 0 a 1 °C) con una humedad relativa alta.​

Impacto e importancia

Esta enfermedad afecta sobre todo a las zanahorias almacenadas. Las zanahorias dañadas no se pueden vender. También se puede producir algunas pérdidas en otras umbelíferas, como el apio o las hierbas, sobre todo cuando hay elevados niveles del patógeno en las semillas. La A. radicina puede sobrevivir en el suelo durante años y el uso de semillas infectadas puede dar lugar a problemas recurrentes en la rotación de cultivos. La eliminación de cualquier fuente de Alternaria spp. en las semillas es crucial si las zanahorias se están cultivando para el almacenamiento tras la cosecha.

Apron® XL